7 consejos para acertar con un monocular térmico

Si estás pensando en comprar un monocular, seguramente hayas sondeado el mercado de los monoculares térmicos. Estos dispositivos, muy útiles para usarlos en grandes áreas, permiten distinguir cuerpos que emiten calor incluso en condiciones de escasa visibilidad.

Como expertos en visión térmica, aconsejamos que hacerte con un monocular térmico es una gran inversión por la cantidad de posibilidades que ofrece. ¿Quieres saber en qué te tienes que fijar para no equivocarte en tu compra?

El alcance, la diferencia entre monoculares térmicos

Empezamos por el elemento que más buscan quienes compran un monocular de visión térmica: su alcance. Esta es la principal diferencia que hay entre un monocular térmico barato y uno caro. El modelo que cuenta con un mayor rango de detección es el Flir Ocean Scout 640, con un alcance de 3.200 metros, y está diseñado para utilizarlo durante la navegación o para vigilancia en espacios muy abiertos como puede ser el mar.

Si lo que buscas es un monocular térmico Pulsar con un gran rango de detección, sin duda piensas en tres modelos: el Pulsar Helion XP50, el Pulsar Core FXQ50 y el Pulsar Helion XQ50. Todos ellos alcanzan los 1.800 metros de longitud y pese a esta distancia, ofrecen imágenes de gran calidad.

 

Rango de temperaturas: el otro elemento diferenciador

El rango de temperaturas es el otro elemento diferenciador entre unos modelos y otros. En la medida que tengamos mayor precisión para distinguir temperaturas, veremos cómo la paleta de colores muestra zonas más precisas para diferentes temperaturas, obteniendo así una información más detallada de lo que estamos observando.

Gran zoom para no perderte nada

La última tecnología que incorporan los monoculares térmicos actuales permite hacer grandes zooms. La calidad de los materiales con los que se fabrica la lente se ha optimizado al máximo para tener la mayor resolución de imagen posible.

Esto permite ver todos los elementos durante la inspección ocular a realizar, incluso los más pequeños, para no perderte ningún detalle.

¿Para qué se usa un monocular térmico?

Los dispositivos de visión térmica tienen diversas aplicaciones. Los materiales resistentes de los que está hecho y su gran versatilidad los convierten en una herramienta indispensable para:

  • Caza: un monocular térmico es el dispositivo perfecto para aquellos cazadores que disfrutan de una jornada al aire libre y que están especializados en la caza de espera o caza nocturna, ya que con el monocular es más fácil detectar la presencia de animales, hasta de los más pequeños.
  • Navegación: como veíamos anteriormente, durante una inversión en mar abierto es necesario tener controlado todo lo que ocurre alrededor para prevenir cualquier riesgo que se pueda dar en alta mar.
  • Operaciones de rescate: Los servicios de emergencia trabajan a contrarreloj para recuperar a las víctimas en el menor tiempo posible. Con un dispositivo de visión térmica, este tiempo se acorta mucho, ya que se identifican cuerpos que emiten calor mucho más rápido que con una simple visión ocular.

Impermeabilidad para agua o nieve

Tanto los monoculares térmicos Pulsar como los de la marca Flir están construidos con unos materiales que hacen que se puedan usar en todo tipo de condiciones. Además, para los usos que hemos visto anteriormente, es fácil que se puedan producir golpes o caídas de los dispositivos. Por ello, deben ser resistentes a los choques contra cualquier superficie.

También se puede utilizarlos en condiciones de lluvia o nieve, ya que cuentan con la protección al agua IP67, lo que le hace idóneo para escapadas al aire libre en días de lluvia o la navegación ante una posible caída al mar.

Un monocular debe ser ligero y fácil de usar

Puesto que un monocular es un elemento que nos debe acompañar durante toda la jornada, su tamaño y su peso deben ser lo suficientemente reducido para que no sea una molestia a la hora de portarlo.

Por eso, los monoculares tienen un diseño con el que se pueden manejar cómodamente con una sola mano y su peso ronda los 300 gramos, para que tanto portarlo como utilizarlo sea lo más sencillo posible.

Baterías extraíbles y recargables

Si vamos a estar durante muchas horas, incluso días, fuera de casa, es imprescindible una buena batería que no nos dejen sin poder utilizar el monocular en ningún momento. Tanto en Pulsar como en Flir, la duración de sus baterías supera las ocho horas de funcionamiento. Además, son recargables a la corriente eléctrica, por lo que si hay posibilidad de enchufarlo nunca tendremos problemas de quedarnos sin energía.

Si no tenemos esa opción, también hay posibilidad de poder seguir utilizando el monocular. Las baterías de Pulsar son el complemento perfecto para estar seguros de no perdernos nada. Son extraíbles y por lo tanto muy fáciles de quitar y poner.

Binocular térmico: la otra opción

Si eres más de utilizar los dos ojos y no perderte nada, puedes decantarte por un binocular térmico. Al igual que ocurre con los monoculares, los hay tanto de Pulsar como de Flir.

Su rango de detección alcanza los 8.800 metros en el caso del modelo de gama más alta de FLIR y los 1.800 metros en el caso del Pulsar Accolade XP50 y Pulsar Accolade LRF XP50.

Las características que hemos aplicado anteriormente a los monoculares, pueden aplicarse también a los binoculares, ya que también cuentan con baterías recargables e intercambiables para todos ellos, permiten acercar la visión con su lente optimizada para ver la imagen con todo tipo de detalles, entre otras funciones.

Por todo esto, pasarte a la visión térmica  es una buena elección si quieres tener una herramienta que te permita hacer todas las funciones que le pedirías a una herramienta de estas características.

Como decíamos al principio, hay unos binoculares y monoculares térmicos baratos y otros más caros, por lo que tendrás que fijarte en las características de cada uno si lo que quieres es acertar a la hora de comprar uno de ellos.

[Más información en: 8 puntos a tener en cuenta para escoger un dispositivo de visión nocturna]

admin

Desde 1987 Todoelectronica trabaja cada día con un mismo objetivo: promover y potenciar los productos y servicios relacionados con el mundo de la electrónica. A lo largo de estos años nos hemos adaptado a las nuevas exigencias del mercado, incorporando a nuestra oferta las últimas novedades en electrónica, robótica, seguridad o programación entre otros sectores. Un esfuerzo que en cifras se traduce en más de 500.000 pedidos servidos satisfactoriamente y más de 80.000 referencias en nuestro catálogo.

También te podría gustar...